viernes, 4 de agosto de 2017

EL PUB ORANGISTA DE BENIDORM

Benidorm, en la costa mediterránea de España, es uno de los destinos turísticos más importantes de España. Lo que en los años 1940 no era más que un pueblecito de pescadores, con el despertar turístico español se convirtió en la tercera ciudad de España con mayor número de plazas hoteleras, detrás de Madrid y Barcelona. Con la diferencia de que Benidorm solo tiene 66.600 habitantes. En verano alberga en torno a 500.000 turistas.

El área de la Marina Baixa (la comarca donde se haya Benidorm) cuenta con unos 200 hoteles. Yo me gano la vida en uno de ellos.




Naturalmente, Benidorm, al igual que la Comunidad Valenciana, cuenta con una importante comunidad británica. En esta entrada del blog vamos a centrarnos en la decoración de un pub orangista que primera fue ubicado en el centro, y posteriormente llevado un poco más hacia la Playa de Levante de Benidorm.





El Acta de Sociedades Ilegales de 1799.

A lo largo del siglo XVIII se crearon en Irlanda grupos paramilitares que empleaban el ritual masónico con el fin de defender las distintas posiciones políticas. Inspirados por la Revolución Francesa, a finales del siglo XVIII se fundaba en Irlanda del Norte la asociación de los Voluntarios (Volunteers), paso previo a la formación, en 1791, por parte tanto de católicos como de presbiterianos, de los Irlandeses Unidos (United Irishmen). Bajo el lema de «Igualdad — Es la nueva lucha y será escuchada», esta asociación tendrá como fin promover inicialmente una radical reforma parlamentaria, así como la igualdad entre los irlandeses de todas las confesiones, para posteriormente abogar por la independencia de Irlanda y la creación de una república. Un fenómeno semejante surgió en Escocia (United Scotsmen) y en la propia Inglaterra (United Englishmen). Estas asociaciones paramilitares contaron siempre con un gran número de masones, y constituyeron su estructura y simbolismo a semejanza de la Masonería, al punto de crear Logias específicamente compuestas por miembros de estos movimientos, tales como la First Volunteer Lodge of Ireland nº 620, o regimientos de masones, como los Lowtherstown Masonic Volunteers. Además, debido a la secular anglofobia irlandesa, que se añadía a su ideología política revolucionaria, los United Irishmen habían contado con el apoyo de tropas francesas desembarcadas, lo que los convertía en auténticos quintacolumnistas.

Pero también había organizaciones protestantes que lo que perseguían era el asentamiento de colonos protestantes en irlanda. La única de estas asociaciones que ha perdurado ha sido la Orden de Orange. Esta orden fue fundada en 1795 para conmemorar los privilegios civiles y religiosos concedidos por Guillermo III de Orange a los protestantes y, en particular, su victoria en la Batalla del Boyne frente al rey católico Jacobo II el 12 de julio​ de 1690; así como en respuesta a los primeros avances del nacionalismo irlandés, que ya había conseguido representación en el Parlamento del Reino Unido e impulsado algunas tentativas secesionistas. Un detalle para el que tenga interés en la historia de la Masonería: la derrota en el rio Boyne, y posteriormente en Aughrim, iniciará la "fuga de los gansos salvajes" a Francia, en la que más de 12.000 soldados jacobitas (que con sus familias ascenderán a 24.000 personas) llevarán a Francia el germen de lo que será el Escocismo y los Maestros Irlandeses.

Esta asociación entre Masonería y las rebeliones puso a las asociaciones secretas en tela de juicio, de modo que en Abril de 1799 se aprobó la Ley de Sociedades Ilegales, que prohibía en Inglaterra y Escocia (que no en Irlanda, que no formaría parte del Reino Unido hasta 1801) la pertenencia a asociaciones que exigiesen un juramento y –entre otras medidas de control– sometía las imprentas a intervención gubernamental. 

Sin embargo tanto el Conde de Moira (Gran Maestro de los Modernos) como el 4º Duque de Atholl (Gran Maestro de los Antiguos e hijo del anterior Gran Maestro) lograron convencer al Primer Ministro William Pitts de que se excluyese a la Masonería de la Ley de Sociedades Ilegales argumentando la naturaleza moral y filantrópica de la Orden. El precio a pagar fue que las Logias proporcionarían anualmente al estado una relación de sus miembros que especificaría nombre, edad, domicilio y profesión. 

Dado que Irlanda no pertenecía al Reino Unido, y siendo su estatuto el de una colonia, el Acta de Sociedades Ilegales no le fue aplicada. Sin embargo, la aparición en escena de la Orden de Orange, así como de los Ribonistas (asociación católica rural irlandesa que actuaba contra los terratenientes), provocó la revocación del habeas corpus, así como la emisión en 1823 del Acta para la Prevención de Juramentos, que puso a todas las sociedades secretas fuera de la ley. La Gran Logia de Irlanda no consiguió quedar eximida de esta acta, de modo que quedó proscrita, tardando más de dos años en conseguir permiso para volver a abrir las Logias. No obstante, durante estos dos años muchas Logias cerraron para no volver a abrir, y las Logias irlandesas de ultramar quedaron en un limbo jurisdiccional.





Comencemos dejando una cosa clara: la Orden de Orange tiene un cierto tufo radical y es acusada de ser racista y anticatólica. Creo que todos hemos visto en televisión cómo provocaban a los católicos desfilando por sus barrios el 12 de julio. Digamos que los propios protestantes moderados marcan las distancias con respecto a ellos. Afortunadamente el actual ambiente político del Ulster es mucho más apacible que hace unas décadas.

Ciñéndonos ya al pub orangista de Benidorm, lo primero que hay que decir es que sus murales y decoración siguen la tradición de murales callejeros del Ulster. Os pongo algunos ejemplos ilustrativos:






El Alzamiento de Pascua (en irlandés: Éirí Amach na Cásca) fue una rebelión que tuvo lugar en Irlanda contra la autoridad del Reino Unido, el lunes de Pascua de abril de 1916. La rebelión constituyó el más conocido intento de tomar el control del país por parte de los republicanos para lograr la independencia del Reino Unido.













El primer local que los orangistas tuvieron en Benidorm estaba situado en el centro. Esta era su fachada:







Lo primero que nos deja ver este mural es que la Orden de Orange no trabaja en los tres grados de la Masonería actual, sino que trabaja con el sistema antiguo irlandés de Entrado y Pasado (que ellos llaman Grado Naranja) , Maestro Masón (Grado Púrpura) y Arco Real Púrpura. Esta es la razón por la que la Escuadra y el Compás están en Segundo Grado, mientras que también hay símbolos del Arco Real. La llave inclinada proviene de la tradición antigua, y se mantiene en el Rito de York. A los candidatos se les pregunta: ¿La llave cuelga o reposa? Si reposa, es que se guarda silencio; si cuelga, es que se han dicho secretos masónicos a quien no se debía. Las tres velas son las Tres Grandes Luces. La escalera es seguramente la Escalera de Jacob, y la Zarza Ardiendo conmemora la aparición de Dios ante Moisés, que es un elemento muy importante del Arco Real antiguo. No obstante, es también el símbolo de la Iglesia De Escocia, de carácter calvinista, por lo que es un emblema protestante. Arriba podemos ver la cruz y la corona, que era el emblema de la Masonería Antigua y actualmente del Rito de York. El símbolo de 2 1/2 probablemente sea la forma coloquial de referirse a los golpes de mallete en Primer Grado (en la Marca una secuencia semejante la llamábamos "two and a penny"). Las tres batallas que figuran escritas son la del Río Boyne, donde derrotaron a los jacobitas; la del Somme, en Francia, donde los irlandeses fueron destinados; y la actual -si quieren considerarla así- de Derry, una ciudad norirlandesa en la que, si ganan los protestantes las elecciones, se llaman Londonderry, y si ganan los católicos, se llama Derry a secas.


El pub actual está en C/ Kennedy. Estas fotos me las mandó David García Cooke, quien las hizo desde su moto. Tenemos pendiente ir allí a tomar una cerveza y a hacer mejores fotos; pero estamos en Benidorm y en agosto, y me parece que tardaremos más de lo que pensamos.



A la izquierda se conmemora la batalla del Somme. El personaje ecuestre de la derecha es, obviamente Guillermo III de Orange, quien derrotó a los católicos jacobitas en la Guerra de los Dos Reyes. La Piedra Angular del Arco tiene pintada el Ojo que todo lo ve y debajo figura la leyenda "Permanece ante mis puertas y sé juzgado". En la valla están pintadas la calavera y las tibias (símbolo inicial de la Masonería), la Cruz y la Corona (Rito de York), y las palabras "temor de Dios, honor, rey".





Me voy a permitir, humildemente, decir que creo que este mural contiene un error de consideración. El Gran Maestro dice "Permitidme abrir esta Logia", pero debajo figura la leyenda "La última cena dorada". Aunque aquí son quince, la expresión "Última Cena" evoca obviamente la presencia de Jesús y los apóstoles. En los orígenes del Rito de la Palabra de Masón, antecesor de nuestros ritos actuales, cuando los miembros de una logia operativa eran mayoritariamente protestantes calvinistas, se exigía la presencia de doce miembros para abrir la logia. Esto se debe a que los protestantes sabían que su talón de Aquiles era que ningún obispo se había hecho protestante, por lo que se les acusaba de que sus sacramentos eran falsos. Por ellos los protestantes desarrollaron un gran esfuerzo teológico para intentar demostrar que no eran necesarios obispos para la transmisión de la gracia. Ello se plasmó en dos hechos masónicos: 1) El Toque, que proviene de Gálatas 2, 9, momento en que Pedro, Santiago y Juan dieron la mano derecha a Pablo y Bernabé en señal de que "la gracia les había sido dada" (si Dios podía dar la gracia a Pablo, que no ha conocido a Jesús, porqué no a los reformadores protestantes). Y 2) Pentecostés, en que les llega la gracia a los presentes, representada iconográficamente como lenguas de fuego. Por ello las logias protestantes exigían doce miembros para abrir trabajos. Pero no por la Santa Cena, sino por Pentecostés. Por ello sería sensato considerar que el pintor del mural confundió ambos acontecimientos.





En este mural se conmemora la victoria del Rio Boyne, durante la Guerra de los Dos Reyes.







No hay comentarios:

Publicar un comentario