viernes, 27 de marzo de 2020

MORMONISMO Y MASONERÍA



En esta entrada del blog voy a ceder la palabra a uno de mis mejores amigos, el teólogo Rubén Baidez Legidos, quien en 2019 publicó un excelente libro titulado Mormonismo y masonería (se puede acceder a la página web del libro clicando sobre la portada).





La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días más popularmente conocida como Iglesia de los Mormones, es un movimiento cristiano fundado por el Profeta estadounidense Joseph Smith Jr. 



Esta iglesia fue fundada el 6 de abril de 1830 en la región occidental del estado de Nueva York, con la aspiración de ser una restauración de la verdadera Iglesia establecida por Jesucristo en el S.I. Según afirma la fe mormona después de la muerte de los Apóstoles de Jesús, el poder del sacerdocio y muchas verdades del Evangelio fueron quitados de la tierra, comenzando así un largo período de oscuridad espiritual al que llamamos la gran Apostasía.

El nacimiento de este moviendo tuvo dos pilares fundamentales.-

1) El comisionado divino de Dios al joven Joseph Smith Jr, el cual él mismo contó así:[1]

“Durante estos días de tanta agitación, invadieron mi mente una seria reflexión y gran inquietud; pero no obstante la intensidad de mis sentimientos, que a menudo eran punzantes, me conservé apartado de todos estos grupos, aunque concurría a sus respectivas reuniones cada vez que la ocasión me lo permitía. Con el transcurso del tiempo llegué a inclinarme un tanto a la secta metodista, y sentí cierto deseo de unirme a ella, pero eran tan grandes la confusión y la contención entre las diferentes denominaciones, que era imposible que una persona tan joven como yo, y sin ninguna experiencia en cuanto a los hombres y las cosas, llegase a una determinación precisa sobre quién tenía razón y quién no… 
Agobiado bajo el peso de las graves dificultades que provocaban las contiendas de estos grupos religiosos, un día estaba leyendo la Epístola de Santiago, primer capítulo y quinto versículo, que dice: Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 
Ningún pasaje de las Escrituras jamás penetró el corazón de un hombre con más fuerza que éste en esta ocasión, el mío. Pareció introducirse con inmenso poder en cada fibra de mi corazón. Lo medité repetidas veces, sabiendo que si alguien necesitaba sabiduría de Dios, esa persona era yo; porque no sabía qué hacer, y a menos que obtuviera mayor conocimiento del que hasta entonces tenía, jamás llegaría a saber; porque los maestros religiosos de las diferentes sectas entendían los mismos pasajes de las Escrituras de un modo tan distinto, que destruían toda esperanza de resolver el problema recurriendo a la Biblia. Finalmente llegué a la conclusión de que tendría que permanecer en tinieblas y confusión, o de lo contrario, hacer lo que Santiago aconsejaba, esto es, recurrir a Dios. 
En una hermosa mañana primaveral de 1820, estando a solas en una arboleda cercana a su hogar, José Smith se arrodilló y comenzó a expresarle a Dios los deseos de su corazón, pidiéndole guía. Después describió lo que sucedió en seguida: 
…súbitamente se apoderó de mí una fuerza que me dominó por completo, y surtió tan asombrosa influencia en mí, que se me trabó la lengua, de modo que no pude hablar. Una densa oscuridad se formó alrededor de mí, y por un momento me pareció que estaba destinado a una destrucción repentina. El adversario de toda rectitud sabía que José tenía una gran obra por realizar e intentó destruirlo, pero José, valiéndose de toda su fuerza, invocó a Dios e inmediatamente fue liberado. Precisamente en este momento de tan grande alarma vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí.
No bien se apareció, me sentí libre del enemigo que me había sujetado. Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mi a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!. Tan pronto como se hubo recobrado, José le preguntó al Señor cuál de todas las religiones era la verdadera y a cuál debía unirse. El Señor le respondió que no debía unirse a “ninguna, porque todas estaban en error” y que “todos sus credos eran una abominación a su vista”. Dijo que tenían “apariencia de piedad”, pero que negaban “la eficacia de ella”.


2) La salida a luz de unos anales antiguos escritos sobre planchas de oro, que tras ser traducidas por el profeta con la ayuda divina, resulto ser el Libro de Mormón.
“Dijo que se hallaba depositado un libro, escrito sobre planchas de oro, el cual daba una relación de los antiguos habitantes de este continente, así como del origen de su procedencia. También declaró que en él se encerraba la plenitud del evangelio eterno cual el Salvador lo había comunicado a los antiguos habitantes” (JS—H 1:33–34).



Ambos factores fueron la piedra de anclaje para la naciente Iglesia, la cual pronto fue dando forma a un proyecto que requería de una organización. En esta propuesta administrativa de la Iglesia, lo que más nos interesa para nuestra cuestión es la aparición de Templos. La Iglesia se divide en lugares de culto de la congregación (llamado estacas) y Templos (que en lo general suele haber uno por país).

Las relación de la masonería y el Mormonismo tiene lugar mayormente en las ceremonias que se dan en los Templos. Pero para contextualizar la vinculación es necesario entender algunas cosas previas.

En las colonias americanas, en 1775, comienzo de la Guerra de Independencia, los Modernos contaban con unas 480 logias, mientras los Antiguos contaban con unas 450 (tengamos en cuenta que los Antiguos se fundan en 1751, mientras los Modernos había creado logias desde 1725). En Estados Unidos no habría una unión masónica como en Inglaterra. Durante la Guerra de Independencia, las logias modernas, por su membresía funcionarial y de clase alta, se pusieron de parte de la metrópoli, mientras los rebeldes se reunían en logias antiguas, de carácter mucho más popular. La victoria de la rebelión supuso también la victoria del modelo antiguo, y por eso hoy en los Estados Unidos se trabajan únicamente variantes del Rito de York.[2]

Esto nos hace entender la gran implantación que tenía la francmasonería en los Estados Unidos de América y como la masonería más practicada era la de los antiguos. Es por ello, que no es sorprendente que muchos de los primeros santos de los últimos días fueran masones y mormones. Tuvieran una doble afiliación, tales como la familia Smith o Heber C. Kimball, entre otros.

El nombre del hermano de Joseph Smith fue Hyrum. Este nombre es el mismo que el del mito masónico del tercer grado, Hiram Abif. Es conocido que el padre del profeta mormón fue masón, al igual que su hermano ya citado, desde la década de 1820. Hyrum recibió los primeros tres grados de Masonería en Mount Moriah Lodge No. 112 de Palmyra, Nueva York. 





Siguiendo la inmigración hacia el oeste, por las persecuciones sufridas, los mormones llegaron a Nauvoo. Allí se establecieron por un buen tiempo. Hay registros históricos de que en diciembre de 1841, 18 mormones masones organizaron una logia en Nauvoo y muchos santos se afiliaron a esta logia.

Joseph Smith fue llamado como Capellán en algunas ocasiones, para algunas tenidas especiales de los masones. Esto puede sorprender a algunos miembros de la orden, pero según algunas fuentes, en las antiguas logias existía el oficio de “Brother of Jakim” el cual era equiparable a un capellán. Este “Brother of Jakim” no era un iniciado masón, sino que era un miembro “aceptado” de la logia para desempeñar su oficio de capellán, el cual solamente debía estar presente en cierta parte de las ceremonias y prestar juramento de no revelar lo que pudiese llegar a conocer de las mismas. A pesar de ello, Joseph Smith no pidió unirse a la fraternidad hasta marzo de 1842.


El propio Joseph Smith lo narró así:
Fecha del 15 de marzo de 1842,: "Oficié como gran capellán en la instalación de Nauvoo Lodge of Free Masons, en Grove, cerca del Templo. El Gran Maestro Jonas, de Colón, estuvo presente, al igual que un gran número de personas que se reunieron para la ocasión. El día estuvo extremadamente bien; todas las cosas fueron hechas en orden, y la satisfacción general se manifestó. Por la tarde recibí el primer grado en Francmasonería en la Nauvoo Lodge, reunida en mi oficina de negocios general.“.[3]

El registro del día siguiente dice:

"Estuve en la logia masónica y subí a un grado sublime” (pág. 552).


Templo de la Logia Masónica Nauvoo en Grove (Illinois)

Las fuentes históricas no explican los motivos que tuvo Joseph Smith para afiliarse a los francmasones. En muchas localidades de la joven nación estadounidense, los oficiales más importantes que se elegían eran también masones. Puede que José haya pensado que al unirse a ellos, iba a ganar una red de aliados que le darían acceso a las esferas de influencia política y protección de la persecución. Luego de haber sido traicionado en Misuri por algunos de sus más cercanos compañeros en el ministerio, a Joseph puede haberle interesado el énfasis de los masones en la confidencialidad y la lealtad. Probablemente, los mormones masones deben haber alentado a Joseph a inscribirse como miembro. De cualquier modo, Joseph, al igual que todos los masones, debe haber declarado que su intención al unirse era estrictamente para obtener conocimiento y ser útil a los demás.

Poco después de hacerse masón, Joseph presentó la investidura del templo. Muchos afirman la estrecha semejanza entre las ceremonias masónicas y la investidura (dotación) de los mormones.

Cuando Joseph y su hermano Hyrum fueron asesinados en Carthage en junio de 1844, los mormones masones se sintieron indignados y traicionados ya que hubo testigos que notaron que había masones en el populacho. Algunos miembros de la Iglesia pensaron, al escuchar el relato de sus muertes, que Joseph pudo haber hecho un llamado masónico de auxilio en sus últimos momentos, por lo que creció la sensación de traición entre los santos.[4] Algunos afirman que las últimas palabras de Joseph Smith cuando iba a ser asesinado fueron: ”Oh, Señor, Dios mío ...", como un grito de ayuda masónica.[5]

La muerte de Joseph Smith y su hermano Hyrum en la prisión de Carthage (Illinois).



LAS CEREMONIAS DEL TEMPLO MORMÓN Y LA MASONERÍA


Los templos desempeñan un papel fundamental en la experiencia de fe mormona, albergando los rituales y ordenanzas más sagrados de la religión. Los templos son algo diferente al lugar habitual donde se celebran las reuniones dominicales. En este caso, el acceso al templo esta reservado para los miembros que cumplen una serie de requisitos previos y al menos un año desde que fueron bautizados. En el templo, los mormones reciben instrucciones, un conocimiento y las señales que le proporcionarán ciertos conocimientos que deberán usar una vez mueran.


Siete semanas después de que el profeta fuera iniciado en la francmasonería, se presentaron las ceremonias del templo, con algunos paralelismos entre ambos muy claros. Stephen C. Harper, en su libro "La masonería y la fundación del templo SUD”, afirma:
"Joseph probablemente reflexionó sobre la ceremonia fraternal mientras contemplaba cómo podría preparar a sus seguidores para lo que les esperaba en el nuevo templo, la mejor manera de enseñarles lo que había aprendido con el tiempo de los ángeles, de traducir los registros antiguos por el poder de Dios, y de lo que llamó "tiempo, y experiencia, y pensamientos cuidadosos, pesados y solemnes. Joseph sabía que preparar corazones y mentes para recibir todo lo que Dios tenía en el almacén no podía hacerse fácilmente. Pero no fue uno para concluir que no podía hacerse en absoluto. Entonces, como lo habían hecho los ángeles con él, y él lo había hecho con sus seguidores antes, comenzó con lo que tenía y usó lo que los santos les resultaron familiares para guiarlos a más luz y conocimiento” .[6]
A tenor de esto el autor masónico Mervin Hogan observó:
"Debe reconocerse fácilmente que el mormonismo y la masonería están tan íntima e inextricablemente entrelazados e interrelacionados que los dos nunca pueden disociarse”.

SIMILITUDES


- Los mormones usan un mandil igual que los masones.
- El uso de la escuadra y compás entre la simbología de ambos. 
- El emblema de las manos juntas.
- Las cinco puntos del compañerismo son utilizadas en el segundo grado masónico y en el templo mormón. 
- Un nuevo nombre dado
- Se usaban juramentos con penalizaciones para los que revelasen los secretos, con gestos y palabras que describen las penas específicas acordadas, que se usan también en la masonería.[7]
- El oriente en masonería representa el trono del “Lugar Santísimo”.
- Uso de estrellas, sol y luna como decoración interior del templo mormón y de una logia.
- La logia representa el Templo de Salomón, al igual que el templo de los mormones.
- Se utiliza el ojo que todo lo ve.
- El uso de saludos especiales con un toque por grado. Muy similares a los propios de la masonería. 
- Santidad al Señor. Aunque esto pueda parecer ajeno a muchos masones. Esta idea es fundamental en el Arco real, pues la reconstrucción del Templo de Salomón se comprende como una manera de rectificar los errores cometidos en el respeto de las promesas hechas. Es decir, con pleno compromiso de Santidad. La Primera Presidencia de la Iglesia SUD escribió en una carta el 25 de Junio de 1833, que cada uno de los 24 templos en el Condado de Jackson, Misuri, debía ser adornado con la inscripción "SANTIDAD AL SEÑOR”. [8]
- Además de todo lo dicho, el símbolo de la colmena y las abejas, también tienen gran importancia entre los mormones. Este símbolo es de la masonería antigua y esta presente en el rito de york. Para los mormones las abejas conforman una sociedad de gran trabajo y organización. El panal de abejas es un símbolo universal de industriosidad, el trabajo arduo y la colaboración. La colmena es usada frecuentemente en los logos de la Iglesia. Es la insignia de la Universidad de Brigham Young y de Deseret Industries. Algunos Templo como el de Salt Lake City y el de Logan, así como el Centro de Conferencias tienen representaciones de la colmena decorando los edificios. 
- Juramento de sangre. Un juramento penal, comúnmente conocido como un juramento de sangre, es el que requiere en el ritual masónico que sus miembros juren que les sea quitada sus vidas en lugar de revelar las señales y toques secretos que se les dieron. 
- Simbología en las Garments. Los fieles Santos de los Últimos Días usan una prenda bajo su ropa que tiene un profundo significado religioso. Adornados por cierta simbología que nos recuerda a la escuadra, el compás y la regla masónica. El símbolo que se usa a la altura del pecho derecho es tiene la forma de una “L” mayúscula invertida y al igual que los masones es llamada “Escuadra”. Representa la exactitud y el honor en guardar los mandamientos y convenios de Dios. 
- A la altura del pecho izquierdo se borda una “V” invertida, el símbolo masón del compás. Significa un camino sin desviaciones que conduce a la vida eterna.- A la altura del ombligo se borda una pequeña barra llamada “La Marca del Ombligo” la cuál significa fortaleza en el ombligo y médula en los huesos, es decir la necesidad de alimento constante para el cuerpo y el espíritu.- Finalmente en el bóxer de los garments sobre la rodilla derecha se borda otra pequeña barra, esta es llamada “La Marca de la Rodilla”. Este último símbolo representa que toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es el Cristo.[9]
- La ceremonia de los velos. Aunque esta ceremonia tiene que ver con el Arco Real, y no tenemos datos de que Joseph Smith fuera exaltado a este grado, lo cierto es que estos símbolos masónicos estaban al alcance de su mano. Obviamente, Oliver Cowdery habría sido una fuente, junto a su padre y su hermano que también eran iniciados del Royal Arch.

Toda la Masonería Antigua, ya sea escocesa, yorquina o irlandesa, incorpora un elemento característico que es la Ceremonia de los Velos. La razón de ser de la Ceremonia de los Velos es ofrecer una representación simbólica de la serie de Iniciaciones que es preciso acometer una vez que ha acontecido el Tercer Grado, o primera de las Iniciaciones. Para ello, los tres Candidatos (o el Candidato y los dos Sobrestantes que le acompañan), deben pasar simbólicamente por una serie de velos en la ceremonia de grado del Arco Real. Cada uno de estos velos representa una Iniciación, tras lo cual alcanzan el Oriente, y con ello la visión beatífica. A estos hay que añadir las correspondientes lecturas y la escenificación del descenso de los Candidatos a la bóveda donde se encuentran los Secretos Perdidos del Maestro Masón. El Templo representa el Tabernáculo, que era un templo iniciático móvil cuyo Kadosh Kadoshim o Sancta Sanctorum tenía una función iniciática semejante a la del hades de los templos griegos.

En arco real escocés la Ceremonia de los Velos en un Grado previo al Arco Real, el Grado de Maestro Super-Excelente, mientras que en la Masonería yorkina la Ceremonia de los Velos forma parte de la Exaltación al Grado.[10]


TABLA COMPARATIVA ENTRE EL RITUAL MASÓNICO Y EL DE LOS MORMONES[11]


MORMONISMO
MASONERÍA
Sus ritos de iniciación son en el templo.
Sus ritos de iniciación son en las logias.
Visten totalmente de blanco, con vestiduras sagradas que incluyen la ropa interior.
En el primer grado del rito de York, son vestidos con camisa y pantalón blancos.
Utilizan apretones de manos secretos para identificarse.
Utilizan apretones de manos secretos para identificarse.
Opinan que los únicos templos aquí en la tierra que le interesan al Señor, son los cuerpos físicos de los creyentes.
Opinan que la vida del hombre es un templo que hay que construir y trabajar.

Para ingresar en un templo se debe tener una recomendación firmada por el obispo de su distrito y el presidente del barrio.
Para ingresar en una logia se debe haber pasado el proceso de “aplomación” con varios hermanos masones y haber sido aceptado por la mayoría de la Logia en una votación por balotas.

Las preguntas al solicitante son:

1) Su limpieza moral.
2) Si apoya las autoridades generales.
3) Si paga su diezmo completo.
4) Si observa la palabra de sabiduría.
5) Si lleva la ropa interior de reglamento.
6) Si procura asistir a los servicios con regularidad, obedecer las reglas, leyes y mandamientos del evangelio.
7) Si le fue negada una recomendación en alguna ocasión.
8) Si nunca fue divorciado.

Las preguntas al solicitante son:

A) Haber tomado conocimiento de los principios y fines de la institución, así como de los requisitos para ser admitido, de los derechos y los deberes de los afiliados y de su declaración de principios, los que figuran al dorso de la presente solicitud, la que suscribo por mi libre y espontánea voluntad.
B) Que no he presentado nunca antes solicitud alguna para mi ingreso a esa institución.
C) Que no he sido jamás condenado por delito alguno.
D) Que no he pertenecido ni pertenezco a entidad alguna atentatoria del Orden Público ni contraria a las leyes o normas éticas o morales.
E) Que me comprometo a respetar las obligaciones inherentes a los miembros de esa institución, y a sufragar los gastos arancelarios que se estipulen.
Luego de la admisión el iniciado se lava y se unge y comienza la ceremonia de “dotación”.
Luego de la admisión el iniciado se despoja de todos sus objetos metálicos.

Se colocan un “escudo” o fondo (tela blanca doblada, con una apertura para pasar la cabeza). Éste esta abierto por sus costados (para hombre y mujer).

Un asistente lava sus cuerpos con agua corriente de la cabeza a los pies.
Luego en una casilla apartada las mismas partes son ungidas con aceite. Sigue la confirmación del ungimiento y la entrega y colocación de ropa interior sagrada que deberán llevar por siempre, día y noche.
Se colocan una camisa abierta del lado izquierdo de su pecho y un pantalón recogido en su pierna izquierda, todo hecho de una tela rústica y blanca.

Llaman gentil a quien no es mormón.
Llaman profano a quien no es masón.

Para ser introducidos al “cuarto terrestre” donde hacen votos de castidad y consagración, y les es trasmitido otra forma secreta del “apretón de manos”, los iniciados se detienen delante del velo que les habilita su paso al “cuarto celestial”, que simboliza al cielo más alto.


Para el ingreso a éste, tienen que repetir los “cinco puntos de compañerismo” a cierta persona que se haya detrás del velo. Estos cinco puntos son: 1) al lado interior del pie derecho, 2) rodilla contra rodilla, 3) pecho a pecho,4) mano a la espaldas, y 5) boca a oído. 

Posteriormente se les pronuncia sus nuevos nombres en voz baja a través del velo, y se les da el apretón correcto de manos (la marca segura de clavo).

De esta manera atraviesan el velo hacia el “cuarto celestial”, y luego de esta iniciación, la pareja está lista para casarse y ser sellada para la eternidad.
En el Catecismo masónico del grado 3º (maestro) al masón le es dicho:


¿Cómo fue levantado Hiram?


A lo que el candidato contesta: “Como lo son todos los demás Masones, cuando reciben la Palabra de Maestro.” 

¿Cómo es ello?

“Por los Cinco Puntos del Compañerazgo” 

¿Cuáles son?

“Mano con Mano, Pie con Pie, Mejilla con Mejilla, Rodilla con Rodilla, y Mano en la Espalda.” 

Los mormones no revelan los ritos de templo porque su juramento es bajo pena de muerte.
El masón jamás revelará sus secretos bajo pena simbólica de muerte.





CONCLUSIONES



El historiador SUD Dr. Reed Durham, el cual ha desempeñado funciones como Presidente de la Asociación de Historia Mormona, brinda varios paralelos interesantes entre la masonería y el mormonismo y afirma:[12]

“Estoy convencido de que en el estudio de la masonería se encuentra una clave fundamental para comprender mejor a Joseph Smith y la Iglesia. Los muchos paralelismos encontrados entre el mormonismo temprano y la Masonería de ese día son sustanciales”.

Las ceremonias del templo mormón han cambiado significativamente con los años, pero cualquiera que haya experimentado la dotación del templo SUD reconocerá los rituales masónicos. Todos los signos y toques se comparten esencialmente tienen cierto sabor a masonería. Las ceremonias del templo mormón son tan similares que un historiador llamó a la investidura Celestial Masónica.

Aunque la forma parece ser igual, el contenido y significado de las mismas es diferente. 


En memoria de Leandro Llorente Arias, Maestro Masón, devoto mormón
y gran amigo tanto del titular de este blog como de Rubén Baidez Legidos.



[1] Artículo web.La Primera Visión. Nuestro Legado: Una breve historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Disponible en: https://www.churchofjesuschrist.org/manual/our-heritage/chapter-one?lang=spa
[2] Moreno Moreno, A. El origen de los grados masónicos. Op. Cit. Pág. 191.
[3] Historia de la Iglesia , volumen 4, página 551
[4] Artículo web, Harper, S. Freemasonry and the Latter-day Saint Temple Endowment Ceremony. Disponible en: https://www.lds.org/study/history/topics/masonry?lang=spa
[5]Oh Señor, Dios mío, no hay ayuda para ¿El hijo de la viuda?
[6] Armstrong, J.  Mormons and Masons: 5 Fascinating connetions. Disponible en: http://www.ldsliving.com/Mormons-and-Masons-5-Fascinating-Connections/s/80329?page=1
[7]  Los mormones que pasan por el templo después de 1990 pueden no estar familiarizados con esto.
[8] Historia de la Iglesia, 1: 359.
[10] Moreno, A. El Santo Arco Real de Jerusalén. Artículo web. Disponbile en: https://masoneriaantigua.blogspot.com/2013/09/el-santo-arco-real-de-jerusalen.html