sábado, 30 de diciembre de 2017

EL MUTUS LIBER LATOMORUM


Esta entrada del blog va a ser algo distinta a las demás, ya que, más que explicar alguna cuestión histórica, va a plantear un tema que dista de estar esclarecido y que necesariamente ofrecerá más preguntas que respuestas. Se trata del Mutus Liber Latomorum, o Libro Mudo de la Masonería.


El Mutus Liber Latomorum, o Libro Mudo de la Masonería es un libro creado en Francia en 1765, compuesto por 32 láminas de simbolismo alquímico y masónico. Algunas de las láminas se interpretan fácilmente. Otras son más difíciles, no solo por su concepto sino porque manejan un lenguaje y una realidad que hoy en día nos es ajeno. Esta entrada, más que presentar mi interpretación de las láminas, quisiera promover una especie de brainstorming acerca de su posible significado. Si queréis aportar ideas sentíos con total libertad, podéis hacerlo en la parte de "comentarios". Los que resulten más ilustrativos los podemos incorporar al texto principal de la entrada.




1



2




3. Chevalier Prucian. ¿Quizá T. signifique tenue (tenida)? Los Caballeros Prusianos "se reúnen en un lugar retirado, en el plenilunio de cada mes, para celebrar la tenida, no pudiendo recibir prosélitos más que en el claro de luna. (…) La sala debe estar iluminada al menos por una gran ventana, dispuesta de manera que deje entrar la débil luz de la luna. Está prohibido, siguiendo los Estatutos de la orden, recibir los rayos del sol, ni de ninguna luz artificial".



4. Bijoux, Joya.




5. Francmasón. Pero ¿y el perro? ¿y el Compás? ¿Y la S no aparecería como Ç? Si nos guiamos por los colores, parece que llevaría los colores del Grado de Compañero y de Maestro al mismo tiempo (recordemos que originalmente solo se trabajaban dos grados, Aprendiz y Compañero o Maestro, y que solo a partir de 1728 se empezó a trabajar, pero no siempre, con los tres grados).



6. Jakin. Grado de Compañero. También pudiera ser, por el color amarillo, el grado de Aprendiz Entrado, al que correspondía originalmente la palabra Jakin (las palabras de Primer y Segundo Grado fueron cambiadas por la Gran Logia Unida de Inglaterra a partir de la divulgación Masonry Dissected en 1730). En Masonería Antigua todos las ceremonias de todos los grados tiene lugar con los ojos vendados.




7. Tableau de Gran Maître? ¿Tablero de Gran Maestro?



8. Bijoux de Saint Jean. Joyas de (una logia de) San Juan.




9 Bijoux de la loge Écossaise. Joyas de la logia escocesa. El puñal puede ser la joya del Escocismo en general, la calavera con los huesos la joya de Gran Maestro, el Compás con el sector es la joya de Pasado Maestro y los triángulos representan a los Escoceses Trinitarios, como en la lámina 31.



10... Du Grand Maitre, ...del Gran Maestro.




11. Bijoux Écossaise. Joya Escocesa.




12. Respectable Compagnon Écossais. Respetable Compañero Escocés. Esta lámina representa a los Maestros Escoceses, quienes trabajaban la leyenda del Segundo Templo. Portan la paleta y el escudo porque trabajaban "sosteniendo el escudo con una mano y la paleta con la otra". En Masonería Antigua todos las ceremonias de todos los grados tiene lugar con los ojos vendados.




13




14. Tour de Babel. La Torre de Babel. Un clásico de la Masonería Antigua. En los manuscritos de Antiguos Deberes la Torre de Babel se ponía para representar a los grandes templos, así como el fracaso de los hombres por su soberbia. Sin embargo, nunca aparece en los manuscritos calvinistas de la Palabra de Masón, dado que los calvinistas rechazaban los templos grandiosos.




15. Chevalier de...




16. Chevalier de...




17. Chandelier de 7 bras, candelabro de 7 brazos. Pero, y la Â? Los tres ángeles con los tres colores seguramente representen los tres grados simbólicos.





18




19




20. El cáliz representa la Iniciación, y el rey de azul es Salomón (quizá, por extensión, todos los Iniciados). Force, Sagesse, Beauté. Fuerza, Sabiduría, Belleza.




21. L'Arche de Noé, el Arca de Noé. En su interior aparencen Hiram, Rey de Tiro (rojo), Hiram Abiff (amarillo) y Salomón (azul), aunque también pueden ser los tres grados (amarillo Aprendiz, azul Compañero y rojo Maestro Masón).





22. Pudiera ser que esta lámina hiciese referencia al grado 6º Secretario Íntimo. En él aparecen Salomón (de azul) e Hiram, Rey de Tiro (de rojo), quien parece haber apresado al intruso. No obstante, las joyas no coinciden con las de la lámina 27. Puede leerse más sobre el grado 6º Secretario Íntimo en




23. Quizá el angel de color amarillo se corresponda con el grado de Aprendiz, el azul con el grado de Compañero y el rojo con el grado de Maestro. El acrónimo UNS.·. también aparece en la siguiente lámina. V.·.S.·. es con toda probabilidad "vase", que es el término que se emplea en francés para un cáliz o una copa sagrada,




24. B.D. PUR podría ser Bassin de purification, pileta de purificación.




 25. Mer d'airain, 12 Boeufs. Mar de Bronce, 12 Bueyes. El Mar de Bronce es el nombre con el que se conoció un gran recipiente circular, de diez codos de diámetro y cinco de profundidad, con un palmo de grosor, que Salomón mandó fundir para el Templo de Jerusalén.​ El Mar de Bronce descansaba sobre doce bueyes del mismo metal, cuyas partes posteriores quedaban enteramente ocultas hacia la parte de adentro, según se lee en el cap. VII, del libro 3ª de los Reyes. Tres de estos bueyes miraban al septentrión, tres al occidente, tres al mediodía y tres al oriente.




26. Petit Élu de Lodge Parfait Écossaise. Pequeño Elegido de Logia Perfecta Escocesa, el grado precursor de Elegido de los Nueve. Se trata de un grado de origen astronómico, y por ello aparecen las nueve estrellas que representan  a los nueve Maestros Elegidos son las nueve estrellas, que aparecen unidos a la Escuadra, símbolo del Maestro, y el perro que les conduce a la cueva es Sirio, la Estrella Perro. En el momento en que el Sol entraba en el Equinoccio de Otoño, resulta que hay nueve estrellas reseñables que alcanzan su meridiano en el mismo período, levantándose conforme Libra se pone (recordemos que los asesinos de Hiram Abiff se corresponden con las tres estrellas principales de Libra). Por ello estas nueve estrellas parecen perseguir y acosar a esa constelación. Estas estrellas son Capella, Menkalinan en El Cochero, Aldebarán en Tauro, Bellatrix, Betelgeuse, y los Tres Reyes, junto con Rigel, en Orión. El perro es Sirio, la Estrella Perro. Puede leerse más al respecto en



27. Las letras no tienen por qué leerse necesariamente en el mismo orden. Bien pudieran ser S.·. P.·. HI.·. Aparentemente son Salomón (de azul con la calavera), Hiram Rey de Tiro (de rojo con el sol) e Hiram Abiff (de amarillo con la Escuadra). Otra opción es que representen a los tres grados de la Masonería Simbólica, lo que podría ir en consonancia con la lámina 23. En este caso el color amarillo se correspondería con el grado de Aprendiz, el azul con el grado de Compañero y el rojo con el grado de Maestro.




28. Gran Maestro. El cáliz representa la Iniciación.




29. Grado de Escocés de las tres J.J.J. (yods) o Escocés de Clermont. Se trata de un grado muy curioso porque las logias de París ya lo practicaban en 1740 aunque sin saber cuál era su origen. En él se representa el modelo de Instalación irlandesa y antigua, que no se conocería en Inglaterra, ni tampoco en Francia, hasta la divulgación Three Distinct Knocks en 1760. Puede leerse más al respecto en




30. Forma de Logia Perfecta.




31. Trinitario. El símbolo de los Escoceses Trinitarios eran tres triángulos superpuestos.




32. Y habiendo creado Dios a la mujer, dijo entonces Adán: "esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne" (Génesis, 2).



martes, 19 de diciembre de 2017

LOS MAESTROS AD VITAM


Louis de Bourbon-Condé, conde de Clermont, elegido en 1743 como
«Gran Maestro de todas las logias regulares de Francia».


Hablar de los Maestros Ad Vitam es en realidad hablar de cómo evolucionó la Instalación en Francia durante el siglo XVIII; y también de cómo el obsoleto sistema instaurado por la Gran Logia de Paris y las Logias Madres dio paso a un Gran Oriente de Francia que puso las bases para un funcionamiento moderno y viable de la Masonería francesa. El Maestro Ad Vitam es una figura muy interesante, dado que responde a una Masonería propia de l'Ancien Régime, pero que mantendrá su existencia hasta poco después de la Revolución Francesa.

Durante el Antiguo Régimen francés existía una forma de acceder a los cargos públicos y militares denominado "Venalidad de los oficios". Este sistema ya había sido empleado en la antigua Roma, y también existía en otros países europeos, pero donde más floreció fue en Francia. Este sistema consistía en que los cargos se podían comprar por aquellos individuos que tuviesen dinero suficiente (por lo general, nobles), siempre que contasen con el visto bueno de la administración correspondiente. De este modo se garantizaba que el cargo fuese adquirido por alguien capaz de desempeñarlo, y el estado convertía los nombramientos en una fuente de ingresos.

Este mismo sistema comenzó a implantarse en la Masonería francesa: conforme las logias empezaron a tener membresía francesa, los Venerables empezaron a ser Maestros Ad Vitam, es decir, vitalicios. Las Logias Madres no emitían las Cartas Patentes a las logias, sino que entregaban la Patente a un Venerable Maestro Ad Vitam, quien era literalmente el dueño de la logia durante toda su vida. Por ejemplo, si el Maestro Ad Vitam cambiaba de ciudad de residencia, la logia también cambiaba de ubicación, pues iba unida a su persona.




Lámina del Mutus Liber Latomorum (c.1765), donde se representa el grado de Escocés de las Tres JJJ.


El Grado de Escocés de las Tres J.J.J.

Sin embargo, parece ser que en los albores de la Masonería francesa, cuando las primeras logias estaban formadas por los refugiados escoceses e irlandeses llegados tras la derrotas de las tropas jacobitas, el sistema de Veneratura era muy diferente: no solo no era ad vitam, sino que se celebraba una ceremonia de Instalación en cámara de Maestros Instalados que era totalmente desconocida por la Gran Logia de Londres y Westminster (a partir de 1738 Gran Logia de Inglaterra). En la logia del conde de Clermont en París, durante los 1740s, estaban practicando un sistema primitivo de al menos cuatro grados capitulares, el más elevado de los cuales era Escocés de las 3 JJJ (de las tres yods), también denominado Escocés de París o Escocés de Clermont. Los masones franceses no sabían de dónde provenía, pues claramente no era un grado del Arco Real. El argumento de este grado, en su forma primigenia, era muy sencillo: se había reemplazado a Hiram por Adonhiram, en cuya silla era instalado el candidato por medio de un Toque y la comunicación de dos Palabras, siendo una la Palabra de Maestro empleado en Francia durante el siglo XVII, Gabaon, y la otra una variación de la Palabra de Maestro Instalado que se sigue empleando actualmente en Inglaterra y España.

Esta ceremonia en sí no tendría mayor interés de no ser porque este tipo de Instalación era totalmente desconocida por la Gran Logia de Inglaterra (Los Modernos). De hecho quienes la practicaban eran los irlandeses y los Antiguos, y no se haría pública en Inglaterra hasta la divulgación, en 1760, de Three Distinct Knocks. Es decir, en 1740 tenían en París una ceremonia cuyo origen desconocían, que la Gran Logia de Inglaterra también desconocía, y que solo sería formalizada en suelo inglés por los Antiguos, cuya Gran Logia se fundaría en 1751 y cuya membresía era prioritariamente irlandesa. En realidad, esta ceremonia de Instalación tenía su origen en la Masonería irlandesa, y es uno de los principales elementos arqueológicos (admítaseme la palabra) que demuestran la presencia de irlandeses en el amanecer de la Masonería francesa. Irlandeses que solo hubieron podido llegar con las primeras oleadas de refugiados jacobitas.

Sin embargo, esta ceremonia, de la que realmente no queda constancia escrita de que hubiese sido practicada (esto tampoco es raro, pues si de algo adolece la Masonería irlandesa es de falta de documentación) hubo de ser abandonada conforme la Veneratura Ad Vitam se impuso. No obstante, sobrevivió arrinconada como grado 8º Intendente del Edificio dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, donde, a pesar de ciertas deformaciones, todavía se mantienen los principales rasgos de la ceremonia de Instalación.



Los Gansos Salvajes jacobitas, que huyeron de Irlanda a Francia en 1691, se pusieron al servicio de la corona francesa. Durante la Guerra de Sucesión vinieron a España a apoyar a las tropas de Felipe V, participando en la Batalla de Almansa y posteriormente en el incendio de Xátiva. Probablemente ellos llevaron las primeras logias a Francia. Este dibujo de representa gansos salvajes jacobitas en Almansa en 1707. De la web 18th Century War Art.

Pero como hemos dicho, en Francia la figura que se impuso eran los Maestros Ad Vitam. Cierto es que había excepciones y no siempre era así. Aunque podían encontrarse en cualquier tipo de logia, parece ser que eran más frecuentes en aquellas que seguían el sistema inglés de Masonería Simbólica que en las que pertenecían a la Antigua Maestría (o grados incipientes del Escocismo). Sin embargo, tras la muerte del Conde de Clermont iba a estallar una gran crisis en la Masonería francesa, la cual abandonaría el modelo obsoleto de l'Ancien Régime y la Gran Logia de Francia para dar lugar a una obediencia moderna y viable que sería el Gran Oriente de Francia. El sistema anterior de Logias Madres provinciales estaba resultando caótico porque con frecuencia se oponían a la Gran Logia de París, al tiempo que no ofrecía cauces representativos para las logias locales; y entre las modificaciones que el Gran Oriente de Francia quería implantar estaba la supresión de los Maestros Ad Vitam.

En 1773, tras la fundación del Gran Oriente de Francia, los Maestros Ad Vitam se reunieron en lo que denominaron Gran Logia de Clermont o, como antaño, Gran Logia de Francia, y declararon al nuevo Gran Oriente de Francia como cismático. En realidad esta férrea resistencia no se debía tanto al orgullo como al hecho de que, al ser los Maestros Ad vitam los propietarios de las logias, y siendo ellos quienes cobraban por los grados conferidos, la eliminación del carácter vitalicio de la Veneratura hacía peligrar lo que en muchos casos era su principal medio de subsistencia. De hecho, fue esta concepción de propiedad de las patentes lo que provocó también en parte la proliferación incontenible de nuevos grados en la Masonería francesa: si por cada grado conferido el Maestro ingresaba dinero, a más grados mayores beneficios.




Logia del Chateau de Mongenan, que estuvo operativa entre 1750 y 1898.

El Gran Oriente de Francia salió adelante. Quizá hoy nos parezca que el viento de la historia le hizo imponerse, pero en su momento su hegemonía sobre la Gran Logia de Francia distaba de estar clara, y seguramente fue el apoyo comprometido que le brindó el Duque de Chartres, el futuro Felipe Igualdad, lo que decantó la balanza. Paulatinamente el Gran Oriente de Francia adquirió preeminencia, y llegó un momento en que las cartas patentes para abrir nuevas logias se solicitaban casi exclusivamente al Gran Oriente.

Realmente, el problema de los Maestros Ad Vitam nunca se solucionó. Y no se solucionó porque, a pesar de los problemas que planteaba y de que hoy en día la idea del Maestro Ad Vitam nos resulte inconcebible, ellos tenían el derecho de su parte. Os lo planteo de otra forma: en España el que se convierte en funcionario tiene la plaza en posesión vitalicia. Imaginad que en lo sucesivo se decidiese que las plazas de funcionario no fuesen vitalicias sino por contrato de tres años. ¿Podríamos expulsar a los funcionarios anteriores de sus plazas? No, pues sería despojarles de sus derechos adquiridos. Por ello, aunque el Gran Oriente de Francia se fundó en 1773, continuó habiendo Maestros Ad Vitam durante veinte años más, hasta después de la Revolución Francesa. Hubo de ser el cambio generacional (dicho con menos tacto, la muerte por vejez de los Venerables Ad Vitam) la que hiciese que esta figura pasase a la historia. Y del mismo modo que, cuarenta años antes, la Instalación irlandesa hubo de quedar arrinconada como grado 8º Intendente del Edificio debido a la maestría vitalicia imperante en Francia, ahora esta maestría vitalicia quedaría aparcada como grado 20º Maestro Ad Vitam para dar paso a un sistema más moderno y democrático en la elección de los Venerables. En el ritual del grado 20º podemos contemplar todavía ese vestigio de la Maestría Ad Vitam según el cual, a la hora de abrir la logia, el Maestro, en vez de decir "Hermanos, ayudadme a abrir la Logia", dice "en atención a que ocupo el Oriente, yo abro la Logia"...




sábado, 9 de diciembre de 2017

GRADOS OLVIDADOS DE LA MARCA




Hace ya bastante tiempo tratamos el grado de La Marca. Los que queráis podéis acceder a esa entrada en este enlace:




En esta entrada vamos a profundizar un poco más en la pléyade de grados de Marca que existieron durante el siglo XVIII.

Los grados masónicos tradicionales provienen mayoritariamente de tres fuentes ya practicadas por los operativos (dejamos al margen los numerosos grados creados en Francia, Alemania, EE.UU. e incluso Inglaterra ya a partir del siglo XVIII). Estas tres fuentes eran:

1) La Palabra de Masón y los Antiguos Deberes. De aquí surgen los tres Grados Simbólicos.

2) El Arco Real. De aquí surgen los grados capitulares más antiguos (Arco Real, Maestro Escocés de San Andrés, Caballero de Oriente, etc.).

3) Grados de Marca y Harodim. En este caso se trata de una serie de grados que surgieron de manera autónoma en Irlanda, Escocia y el norte de Inglaterra, en el que los masones operativos plasmaron muchas de su tradiciones religiosas y espirituales. Hoy en día el gran grado superviviente de esta familia es La Marca; pero en su origen hubo muchos grados distintos de Marca.


Un artículo del Scottish Freemason publicado en 1895 perfilaba los grados originales escoceses de la Marca, que se conferían según el grado que se tuviese:

Compañero                                     Marca de Compañero
Maestro Masón                               Maestro de Marca
Arco Real                                        Marca Fugitiva
Caballero Templario                       Marca Cristiana


Actualmente el grado de Marca consta de dos ceremonias, una primera en que se confiere la Marca al Compañero, y una segunda ceremonia donde se confiere el grado de Marca, el cual gira en torno a una piedra encontrada que, precisamente, no tiene Marca alguna. El contenido del grado de Maestro de Marca ya fue analizado en la anterior entrada sobre la Marca. Sin embargo vale la pena detenerse en el grado de Marca Fugitiva, que se confería a los Compañeros del Arco Real, y la Marca Cristiana, que se confería a los Caballeros Templarios (grado que exige una profesión de fe cristiana y trinitaria).

La Marca Fugitiva se realizaba trazando un triángulo desde la frente hacia afuera con el índice de la mano derecha. La respuesta se daba realizando el mismo signo de manera idéntica pero con la mano izquierda. La marca se trazaba dibujando un triángulo con un vértice hacia uno mismo. Sin embargo, cuando era preciso utilizarlo en la realidad había dos maneras de hacerlo: la primera forma consistía en doblar un papel en forma de triángulo, manteniendo un vértice hacia el propio peticionario, y diciendo «Yo llamo» (I call), a lo que se debía responder «Yo acudo» (I come). La segunda forma consistía en dibujar en la mesa un triángulo con un vértice como ya hemos mencionado, a la espera de ver lo que hacía el interlocutor, el cual, de hallarse en posesión del grado, dibujaría otro triángulo apuntándole a él mismo. Este grado se empleó tanto en Irlanda como en el norte de Inglaterra durante las revueltas jacobitas, lo que nos lleva a pensar que, del mismo modo que la Masonería de los Modernos tenía un sesgo hannoveriano, la de los Antiguos podía tenerlo jacobita. Posteriormente pasó a conferirse en logias de Nautas del Arca Real, donde el Noé oficiante recordaba a los masones el deber de ofrecer cobijo a los masones que «fuesen víctima de persecución tanto por parte de la autoridad religiosa como política».

La Marca Cristiana conferida en el Templarismo hacía referencia a una marca que era trazada en la frente de aquellos que habían permanecido fieles a Jesucristo a través de las tribulaciones.

Otros grados de Marca que encontramos en el norte de Inglaterra son:

Marca Itinerante: se empleaba para que aquellos que se encontrasen de viaje solicitasen ayuda a otros masones, y se realizaba entregando personalmente, o haciendo llegar por medio de un intermediario, un folio en blanco doblado como un tríptico. El masón que recibía el folio doblado debía asistir al viajero, proporcionándole alojamiento, comida e incluso dinero.




Marca de Caín: la maldición de Caín y la Marca de Caín se refieren a los pasajes bíblicos del capítulo 4 del Libro del Génesis. Tras el asesinato de Abel, Dios condenó a Caín a errar constantemente sobre la tierra (de este modo, al ser Caín agricultor, le condenaba a no poder cultivar). Dios declaró que Caín estaba maldito y colocó sobre él una marca como advertencia de que cualquiera que matara a Caín provocaría la venganza de Dios. El signo que se empleaba era el puño cerrado con el pulgar erecto aplicado contra la frente. Este grado 


Caín huyendo a la tierra de Nod, por Fernand-Anne Piestre Cormon, c. 1880.

Marca NegraTras asesinar a Abel, Caín huyó a la tierra de Nod, donde erigió una ciudad fortificada cuyos habitantes se dieron a la idolatría. Pero entre el culto a los falsos dioses, Enoc se mantuvo fiel a la promesa del Mesías que algún día vendría. Y tal era la fe de Enoc en la venida de Jesucristo que no solo profetizó su primera venida, sino también su Parusía o segunda venida. Al hacer referencia a Jesucristo este grado no fue ubicado entre los grados bajo jurisdicción del Arco Real, sino que se confirió finalmente en el entorno del Templarismo.

El Juicio Final, por Juan de Borgoña (c.1510). Sala Capitular de la Catedral de Toledo.


Marca y Eslabón: En el grado de Eslabón y Cadena el Rey Salomón tiene por costumbre visitar y examinar las distintas partes del Templo, pero durante una inspección una amatista de la corona del rey cae al suelo. Un afortunado Masón de Marca encuentra la piedra preciosa que, situada en el lugar correcto de la piedra angular, revela uno de los Nombres de Dios. El toque de este grado de Marca se hace formando un eslabón con las manos, de ahí el nombre de Marca y Eslabón.

Jacob luchando con el Ángel
Gustave Doré (1855)
Marca y LuchaEn el grado de Marca y Lucha la ceremonia de concesión de la Marca se asoció con otro grado denominado Lucha de Jacob, en el que se conmemora la lucha de Jacob con el ángel tal y como aparece en Génesis 32, 24 - 31. Estos versículos narran la historia de cómo Jacob luchó con el ángel, quien no pudo derrotarle hasta dañarle la cadera. El ángel no reveló su nombre, pero le dijo a Jacob: «No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido».

En realidad es virtualmente imposible saber cuántos grados distintos de Marca se practicaron en el norte de Inglaterra durante el siglo XVIII. De muchos no queda constancia, y de otros como el grado de Marca Antigua, ignoramos su contenido, aunque aparece documentado en 1819 en la Logia Prince George de York. En el grado 5º del Rito Escocés Primitivo, denominado Marca de Compañero, se pide al candidato que dé la Marca Ciega, aunque bien podría referirse al Toque del grado.

Existe un grado irlandés que se suele incluir entre los grados de Marca, pero en el que realmente la marca juega un papel marginal. Se trata de la Cruz Roja Irlandesa, que en Escocia se denomina Pase Babilónico o Cruce del Puente. Si bien en el ritual de este grado se representa la salida de Babilonia y la llegada a Israel por parte de los capataces hebreos que posteriomente protagonizarán el Arco Real, en el transcurso de la ceremonia el candidato escoge una marca, la coloca sobre la Biblia y la cubre con sus propias manos mientras repite la Obligación. El Pase Babilónico aparece también en la Real Orden de Escocia, donde encontramos cómo al final del puente lo que aparece es la Torre del Descanso (que aparece pintada en las paredes del grado Rosacruz). Se halla igualmente presente en el Templarismo, en la Orden de Caballeros Masones (cuyo Gran Consejo se reúne anualmente en Dublín), y en el grado 15º Caballero de Oriente, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, entre otros.

Lo dejamos aquí. Otro día hablaremos de otros grados muy emparentados con estos: los grados Harodim.